En el ámbito de SAP, este concepto se materializa en SAP Datasphere. En muchos casos, el gran reto para poder sacar todo el partido a esta información deriva de la necesidad de trabajar con entornos de datos que son complejos (múltiples fuentes de datos en on-premise y en la nube); están dispersos y fragmentados en silos.