“SAP habla de la empresa inteligente y Azure se posiciona como la nube inteligente”

Ingeniero industrial de formación, empezó su carrera profesional en Telefónica y, después de cinco años, pasó a otras firmas como Software AG, Computer Associates o la propia Microsoft. Durante todo este período, más de veinte años, su labor siempre ha estado ligada a ayudar a las compañías en sus proyectos de transformación digital desde la doble perspectiva de negocio y tecnología. En la actualidad es el responsable del desarrollo de negocio SAP en Azure para España.

¿Cuál es tu visión sobre lo que propone la nube?

Cuando se habla de la nube se suelen nombrar beneficios como agilidad, flexibilidad, pago por uso, time-to-market… Pero lo realmente importante es la posibilidad de cambiar la forma de operar dentro de un departamento de TI, de automatizar los procesos, operar de una forma más sencilla y conseguir una mayor productividad; y cómo todo esto ayuda a interactuar con las áreas de negocio de una forma diferente.

La nube cambia el modo de gestionar un departamento de TI. Hablamos de dar capacidades prácticamente ilimitadas a las áreas de Tecnología para ofrecer el valor que se demanda desde Negocio; de poder utilizar servicios innovadores que sería muy complicado desarrollar internamente. Los hyperscalers abrimos un abanico de posibilidades muy importante para que, desde TI, se puedan ofrecer las necesarias capacidades para hacer que los negocios evolucionen.

Las compañías ven claro que hay que transformar los datacenters, que lo más importante es que se centren en su negocio y no tengan que estar preocupados por la operación, por el edificio, la energía o la refrigeración. Eso no aporta valor al negocio.

¿Qué empresas deberían plantearse el salto a la nube?

Compañías de todos los tamaños y sectores. A las pequeñas empresas, esas capacidades para desarrollar o cambiar la forma de trabajar de los departamentos de TI les evitan la necesidad del datacenter y les aportan un amplio abanico de servicios a su disposición. Para las entidades medianas, la nube significa capacidad de innovación, desarrollar y mantener las aplicaciones de una forma diferente y poder tender a estrategias tales como DevOps, Agile, contenedores, etcétera.

En cuanto a las empresas grandes, centrarse en su negocio es lo que les permite diferenciarse. Para ellas es fundamental poder transformar su gestión del datacenter y todo lo relacionado con la evolución de su propuesta de valor. Se trata de poder desarrollar nuevos caminos sin preguntarse si están disponibles el entorno o la gente que lo opera.
Además, hay otros elementos que tienen que ver con la gestión de TI pura. Por ejemplo, asegurar la alta disponibilidad de los sistemas o plantear una política adecuada de disaster recovery es muy sencillo en la nube, evitando la necesidad de comprar máquinas físicas y facilitando la configuración y la operación.

Llevar el datacenter al cloud permite a TI interactuar con las áreas de negocio de una forma diferente

En cuanto a sectores, todas saben que tienen que innovar. Las de manufacturing están hablando de industria 4.0 y de IoT, y eso lo facilita mucho la nube. Ocurre lo mismo con la banca, donde es vital conocer mejor al cliente y la inteligencia artificial les ayuda a establecer estrategias para ello. En retail se está poniendo el foco en optimizar la cadena de suministro… Cualquier sector necesita de la tecnología para sobrevivir y diferenciarse, y la nube simplifica el acceso a todos esos servicios que pueden facilitar la innovación.

¿También se llevan a la nube las aplicaciones core?

Hay empresas que todavía tienen reticencias, pero aquellas que ya confían en la nube, y que entienden su valor, ¿por qué no van a llevar, por ejemplo, SAP al cloud? Se trata de un elemento core, por lo tanto, es muy importante que esté siempre disponible, y la nube facilita asegurar esa alta disponibilidad.

SAP es un elemento clave y suele ser muy estable en su evolución, sin muchos cambios. La complejidad que puede existir en ese camino se debe a que suele estar integrado con muchos sistemas y, si esto lo llevas a la nube, hay que analizar cómo afecta a todo el escenario. Pero, con una arquitectura bien montada en la nube, los parámetros acerca de cómo funciona y de su rendimiento suelen ser incluso mejores que los que se consiguen en on-premises.

Pero no solo se trata de optimizar el rendimiento. Llevar S/4HANA a la nube facilita un escenario óptimo para poder innovar. SAP está planteando una evolución muy importante de su ERP a través del concepto de empresa inteligente. El ERP ha pasado de ser una herramienta puramente operacional a servir como base para plantear nuevos procesos y modelos de negocio, facilitar la toma de decisiones en función del análisis de la información empresarial, mezclando datos transaccionales con los de experiencia de cliente, etc.

Además, frente a los grandes desarrollos (que luego son difíciles de mantener), S/4HANA propone una aproximación diferente: contar con una serie de procesos estandarizados (por ámbito, por industria…) y parametrizarlos según las necesidades. Para ello, hay un elemento muy importante asociado a S/4HANA, los SAP Cloud Platform Services, que están orientados a extender, integrar e innovar sobre el propio ERP (ver cuadro).

La nube facilita la posibilidad de montar entornos de una manera ágil y flexible para poder desarrollar las innovaciones que demanda Negocio y hacer las pruebas correspondientes de forma sencilla y rápida facilitando el implantación y la evolución del ERP.

SAP Cloud Platform Services en Azure

El ERP de SAP ya no debe entenderse como una herramienta transaccional, sino como un modo de introducir innovación. Los SAP Cloud Platform Services cambian la forma en la que evoluciona el ERP y, ahora, Microsoft puede ofrecer estos servicios dentro de su propio catálogo.

En cuanto a la operación, esto facilita poder decidir qué servicios se van a consumir y cómo gestionarlos y utilizarlos. Desde un punto de vista más técnico, todos los servicios están en la misma nube, lo que permite garantizar la latencia y aprovechar las arquitecturas de referencia que se están definiendo a la hora de enlazar los diferentes servicios. Se trata de asegurar que la evolución del ERP saque lo mejor de ambos mundos, del de SAP y del de Azure.

¿Por qué hay que llevar SAP S/4HANA a Azure?

Más que la fecha definida para el fin del mantenimiento de las anteriores versiones, la clave está en que las empresas entiendan el valor de evolucionar a S/4HANA y la razón de hacerlo en Azure. SAP habla de la empresa inteligente y, ahí, Azure se posiciona como la nube inteligente para conseguir una combinación perfecta.

Aparte, hay un tema muy evidente. A la hora de evolucionar a S/4HANA existen una serie de requerimientos específicos en cuanto a las máquinas: deben estar certificadas por SAP. Si no se tiene una visión clara acerca de cómo se va a desarrollar el landscape de SAP, la nube permite ir creando diferentes entornos en función de las necesidades, ir adquiriendo cada vez más capacidad para poder ir dando respuesta a lo que se requiere desde Negocio.

Ahí entran los elementos diferenciales de Azure, ya que somos el hyperscaler con mayor número de máquinas certificadas por SAP, y eso da mucha granularidad a la hora de decidir cómo empezar e ir creciendo en función de las necesidades, o cómo cubrir picos de demanda. En Azure se pueden definir las infraestructuras que cada compañía decida, desde máquinas muy pequeñas hasta otras que entran dentro del concepto bare metal: servidores dedicados en nuestro datacenter para empresas que necesitan un tamaño determinado para operar su base de datos, rebasando el límite de los 12 TB.

Los SAP Cloud Platform Services están orientados a extender, integrar e innovar sobre el propio ERP

Además, contamos con cobertura global, con 58 regiones en constante crecimiento (hay un datacenter planificado en España). En este ámbito, hay que destacar también que Microsoft ha comunicado un plan detallado para ser una empresa con huella de carbono negativa en 2030. Entre las medidas anunciadas se incluye el fomento de fuentes de energía 100% renovables para sus centros de datos y edificios para el año 2025.

Evolucionar hacia S/4HANA y moverte hacia la nube son dos mundos diferentes, pero la conjunción de ambos ofrece unos beneficios muy interesantes para las empresas.
Otro aspecto importante es la seguridad. Contamos con el mayor número de certificaciones, tanto a nivel global como local. También podemos destacar aspectos como la agilidad y flexibilidad, o la fiabilidad, ya que nuestros SLA cubren desde el uso en una sola máquina hasta cuando se despliega en diferentes datacenters de una región o en distintas regiones.

¿Ayudáis a las empresas en ese camino?

De forma conjunta con nuestra red de partners, ofrecemos la posibilidad de hacer workshops para entender las necesidades de las empresas y definir un plan para moverse hacia la nube, apoyado con recursos específicos en la ejecución, para asegurar el éxito.
De hecho, también les podemos ayudar a realizar un business case que les ayude a entender lo que aporta la nube cuando hablamos de costes, incluyendo parámetros que recogen toda la gestión de los datacenter, o lo que les supone ser más productivos en lo que respecta a TI y a Negocio, haciendo tangible la posibilidad de hacer pruebas y tener esas funcionalidades en mucho menos tiempo para que Negocio les pueda sacar partido lo antes posible, o para que se puedan aprovechar las capacidades de innovación.

Todo esto aporta un valor que el despliegue en on-premises no puede ofrecer.

Azure: la nube preferencial de SAP

El proyecto Embrace define una alianza que se selló el pasado año entre Microsoft y SAP. Mediante esta iniciativa, ambas compañías estamos creando equipos conjuntos de trabajo, tanto a nivel de ventas como también en lo que respecta a ingeniería, para decidir cuál es la mejor forma de integrar los diferentes servicios de SAP y los de Azure, o definir un roadmap que ofrezca el mayor valor posible al cliente.

Además, contamos con equipos de soporte conjunto para responder ante cualquier incidencia o duda. Estos equipos permiten generar una serie de arquitecturas de referencia acerca de cuál es la forma óptima de llevar SAP a Azure, teniendo en cuenta todos los servicios que provee SAP y los que ofrece Azure.

También estamos definiendo una serie de customer journeys por industria, donde se establece la mejor forma de evolucionar a S/4HANA en la nube para, por ejemplo, el mundo retail, banca, utilities o el sector público. En Azure tenemos nuestra metodología de despliegue y ahora la hemos llevado al mundo SAP, es decir, estamos particularizando nuestro conocimiento y modo de trabajo al mundo SAP, con la ayuda de SAP. Esto es un valor diferencial. Además, destacar también el valor de la integración de SAP con toda la suite de colaboración y productividad de Microsoft (Office 365).

¿Cómo facilitáis estos despliegues?

Tenemos definidas una serie de best practices a dos niveles. En el ámbito más funcional, tienen que ver con la ayuda que ofrecen nuestros partners para entender cuáles son los puntos importantes y el roadmap de innovación para cada industria. A nivel técnico, por un lado, ayudamos a que Negocio entienda las nuevas capacidades que ofrece la nube y, por tanto, que pueda pensar de una manera imaginativa y diferente.

En cuanto al área de TI, tenemos nuestro framework y ayudamos a las empresas en los pasos para asegurar que el camino hacia la nube se hace correctamente, así como apoyo para definir los objetivos y la planificación, facilitando el despliegue y la adopción con el gobierno adecuado. Además, también ofrecemos apoyo a la hora de integrar ese escenario con el datacenter actual.

Ese framework lo estamos particularizando para SAP, y lo estamos haciendo con la ayuda de SAP. Esto está relacionado con cómo llevar SAP a la nube y cómo desarrollarlo, pero también con las arquitecturas que permiten conectar los servicios de SAP con los de Azure para conseguir beneficios concretos.

Por ejemplo, uno de ellos está relacionado con la gestión de identidades y permisos: gracias a Azure Active Directory es posible gestionar de manera centralizada el acceso a servicios de SAP que se ofrezcan en modelo SaaS (como Concur o Ariba), o soluciones SAP que se estén ejecutando en Azure u otras, SAP y no SAP, que corren on-premises. Esto facilita una gestión mucho más eficiente y el acceso de los usuarios.

¿Podrías hablarnos sobre algunos casos reales de migración?

En el ámbito de SAP, contamos con el mayor número de referencias del mercado. A nivel internacional podemos poner como ejemplo a Microsoft, que tiene una implantación muy grande y compleja, y hemos podido llevar todo a la nube en un tiempo muy aceptable. También es importante destacar el caso de Cona (Grupo Coca Cola), con una implantación especialmente compleja por el tamaño, aunque Azure le ha permitido escalar convenientemente y cubrir las necesidades de arquitectura que tenían.

Otros casos interesantes son el de Daymler, cuya mayor preocupación era la capacidad de probar todo a tiempo para poder llevar la funcionalidad a Negocio lo antes posible; el de Coats, que está haciendo una gestión óptima del inventario a través de IoT conectado con SAP; o el de Calsberg, donde se utiliza la inteligencia artificial como elemento clave de sus procesos de producción.

A nivel nacional contamos con bastantes referencias, aunque no todas son casos públicos. Hay que resaltar los casos de CELSA Group, que está obteniendo beneficios muy interesantes a nivel de escalabilidad, agilidad y accesibilidad; o Abengoa, que está siguiendo una estrategia de desmantelar sus datacenters para llevar sus aplicaciones principales, entre ellas SAP, a la nube. Pero lo más interesante es que estamos ya en iniciativas con todas las grandes referencias del país en sectores como telco, banca, aseguradoras, energía…