La digitalización de la Administración Pública en España a través de la adopción de soluciones en la nube establece un nuevo estándar en la prestación de los servicios. Este avance no solo beneficia a las entidades locales en su funcionamiento interno diario, sino que también mejora significativamente la experiencia de los ciudadanos.

Raquel Aznar

En un momento marcado por la evolución tecnológica y las nuevas expectativas y demandas de los ciudadanos, digitalizar la Administración Pública constituye, a la par, una oportunidad y una necesidad ineludible. Este proceso promete revolucionar la manera en que se prestan los servicios públicos, ofreciendo un acceso más rápido, inclusivo y eficiente a la información y los recursos que brinda la Administración.

Pero para navegar con éxito por este cambio es esencial adoptar un enfoque holístico que abarque el uso de las nuevas tecnologías a nuestro alcance, la implementación de políticas de seguridad robustas y la promoción de una cultura de innovación continua.

En este sentido, la adopción de la nube en los ayuntamientos marcará un punto de inflexión en la forma en que se gestionan y ofrecen los servicios a los ciudadanos. Este salto en el modo de consumo del software actúa como un poderoso catalizador para la innovación, pues permite implementar soluciones tecnológicas notablemente más rápidas, flexibles y seguras en comparación con los sistemas tradicionales.

Cambio de mentalidad

La llegada de la nube a la Administración local inicia una nueva era en la forma de trabajar de los empleados públicos. Una transformación que trasciende la simple mejora de procesos internos para desplegar un abanico de beneficios que impactan directamente en la eficiencia, la seguridad y la accesibilidad de los servicios municipales. Esto contribuye a una gestión más prudente y sostenible de los recursos económicos; se optimiza así la inversión pública y se maximiza el valor entregado.

Además, en un contexto donde la ciberseguridad preocupa cada vez más, el software en la nube se erige en bastión para los datos sensibles de la ciudadanía. Los proveedores de nube invierten continuamente en medidas de protección tales como el cifrado de datos, autenticación multifactor y protocolos de última generación, para salvaguardar la información contra accesos no autorizados y mitigar el riesgo de potenciales brechas de seguridad.

De igual forma, almacenar y procesar datos dentro del territorio español ayuda a cumplir con las normativas de protección de datos más exigentes y refuerza la confianza del público en el uso de los servicios digitales.

La implementación de la nube en el sector público local marca una nueva era en la forma de trabajar de los funcionarios

La flexibilidad también es clave. La disponibilidad ininterrumpida proporciona a los proveedores una mayor capacidad para implementar o modificar servicios de manera rápida y eficaz ante cambios legislativos, lo que garantiza que nuestros clientes accedan en cualquier momento a soluciones plenamente actualizadas y operativas.

Junto a ella encontramos la capacidad de suministrar nuevas tecnologías y herramientas que facilitan y mejoran tanto el trabajo de los funcionarios como los procesos administrativos de los ayuntamientos. Entre estas herramientas podemos destacar la automatización de procesos, la inteligencia artificial y otras tendencias ya presentes en la cotidianidad de la ciudadanía y que van llegando a las Administraciones locales.

Sinergias que impulsan la transformación digital

En este contexto, las alianzas entre empresas tecnológicas especializadas en el sector público emergen como impulsoras en el proceso de digitalización. Estas colaboraciones permiten acelerar la adopción de soluciones digitales innovadoras y seguras, como la nube; además, facilitan la transformación de los servicios públicos para hacerlos más eficientes, accesibles y orientados al ciudadano.

Se trata de combinar la experiencia y los recursos de las empresas líderes en tecnología con el conocimiento profundo de las necesidades y procesos del sector público. De esa combinación nacen las sinergias que potencian la modernización del sector público.

Una alianza así es la que se ha establecido entre Berger-Levrault España y Amazon Web Services (AWS), que constituye un hito en el proceso de evolución y modernización de la Administración pública en España. El acuerdo tiene como objetivo migrar las soluciones de gestión de Berger-Levrault a la nube de AWS y construir las soluciones del futuro directamente allí: toda una revolución en la accesibilidad, eficiencia y seguridad de los servicios públicos.

La transformación mejora la eficiencia y la seguridad de los servicios públicos, además de hacerlos más ágiles y accesibles

Este compromiso entre dos gigantes del sector tecnológico no solo es prometedor por las mejoras intrínsecas que ofrece la tecnología en la nube, sino también por lo que representa en términos de innovación y adaptabilidad para las Administraciones locales.

El acuerdo permite que los ayuntamientos y diputaciones tengan acceso a herramientas y tecnologías de vanguardia, como la inteligencia artificial y las infraestructuras escalables automáticas, lo que permitirá una gestión más eficaz y dinámica de los recursos y servicios públicos. La agilidad y la capacidad de adaptación que proporciona la nube, especialmente la infraestructura de AWS, son fundamentales en un sector que exige una rápida respuesta a los cambios y necesidades emergentes.

La nube y la AdministracionOtro aspecto fundamental es la garantía de seguridad y privacidad que ofrece AWS, crucial cuando se trata de manejar datos sensibles de la Administración y los ciudadanos. La infraestructura de AWS cumple con las más estrictas normativas de seguridad y protección de datos, y asegura que la información esté protegida contra accesos no autorizados y vulnerabilidades.

La seguridad de los datos queda así protegida, con el refuerzo que ello supone para la confianza de los ciudadanos en los servicios digitales. Además, parte de la infraestructura de AWS se ubica en España, específicamente en Aragón, lo que aporta un valor adicional. Al alojar los datos dentro del territorio español se garantiza una total conformidad con las leyes locales y europeas, un aspecto esencial para resguardar la privacidad y seguridad de la información de los ciudadanos.

El futuro es inclusivo y digitalizado

Estamos marcando el camino hacia una transformación que promete no solo mejorar la eficiencia y la seguridad de los servicios públicos, sino también hacerlos más ágiles y accesibles. A través de la flexibilidad, la escalabilidad y la innovación que caracterizan a las soluciones en la nube, las Administraciones públicas pueden responder de manera más dinámica a las necesidades de la sociedad, sin descuidar en ningún momento la protección de sus datos.

En este proceso nos guía el convencimiento de que no estamos ante una mera cuestión de modernización tecnológica, sino ante un paso hacia la construcción de una Administración más transparente, participativa y centrada en el usuario.

Al final, la verdadera medida del éxito de la digitalización en el sector público local será su capacidad para facilitar la vida de los ciudadanos, pues la tecnología, cuando se implementa de manera estratégica y colaborativa, puede ser un poderoso motor de cambio social y progreso.