Es una tendencia clara: los centros de datos avanzan en el camino de la sostenibilidad enfrentando el reto de gestionar y reducir sus emisiones de carbono, algo fundamental en un contexto normativo cada vez más estricto. Para lograrlo, existen herramientas y soluciones que facilitan el cálculo de las emisiones de carbono y la generación de los informes con las métricas de sostenibilidad.

Patricia TanakaLos centros de datos se encuentran en plena transformación hacia un futuro más sostenible, pero en ese empeño se topan con un reto especialmente complicado: la gestión y reducción de sus emisiones de carbono. Toda la legislación aplicable, como la Directiva Europa de Eficiencia Energética y la Directiva sobre información corporativa en materia de sostenibilidad (CSRD, por sus siglas en inglés), tiene en común una mayor exigencia en cuanto a reportar y reducir las emisiones de carbono de las empresas.

La EED, o Directiva de Eficiencia Energética UE 2023/1791, aspira a una ambiciosa reducción del consumo energético del 11,6% para 2030, con respecto a 2020, y una reducción de un 55% de la huella de carbono con respecto a 1990.

Además, por primera vez establece requisitos y obligaciones específicos para los centros de datos y los obliga a proporcionar información pública si cuentan con una potencia eléctrica demandada por sistemas IT de al menos 500 kW. Esto incluye información sobre la eficiencia energética, el uso de energías renovables, la reutilización del calor residual, la eficacia de la refrigeración y el consumo de agua dulce. Además, los centros de datos con una potencia eléctrica superior a 1 MW están obligados a adoptar las mejores prácticas del Código Europeo de Conducta sobre Eficiencia Energética.

Por otra parte, la CSRD (Corporate Sustainability Reporting Directive) regula los requisitos para la elaboración de informes de sostenibilidad en la UE. Su objetivo es garantizar que las empresas divulguen públicamente información adecuada sobre los riesgos y los problemas de sostenibilidad a los que se enfrentan, así como los impactos que están teniendo en las personas y el medio ambiente.

Al contabilizar las emisiones de alcance 3, las empresas pueden medir su huella de carbono total con un enfoque basado en datos

Todas las grandes empresas deberán cumplir con esta directiva e informar para el ejercicio financiero de 2024, salvo las que no están sujetas a la NFRD (directiva sobre información no financiera), que deberán hacerlo a partir del uno de enero de 2026 sobre el ejercicio 2025. Las pymes no empezarán a informar hasta el uno de enero de 2027 sobre el ejercicio 2026.

Por tanto, en 2024, casi cincuenta mil empresas estarán obligadas a presentar informes de sostenibilidad. El alcance y la profundidad de los requisitos de información son mucho más rigurosos que los de la actual Directiva de la UE, por lo que incluso las empresas con una larga experiencia en este tipo de informes necesitarán incorporar nuevos métodos en sus sistemas de recopilación y presentación de datos ESG. Y eso implica también la forma en que los centros de datos calculan y reportar las emisiones de carbono de alcance 1 (producidas de forma directa), 2 (indirectas, atribuidas a la producción de energía por parte de terceros) y 3 (las producidas por los clientes y proveedores).

Informes de sostenibilidad

Los centros de datos siempre han tenido bajas emisiones de alcance 1. Desde el principio han estado obsesionados por optimizar su PUE (power usage effectiveness) y llevan tiempo trabajando en reducir las de alcance 2, avanzando en el consumo de energía de origen renovable. De hecho, su compromiso es de ser Cero Netos en 2030, muy por delante de otros sectores.

Ahora el reto lo plantean las de alcance 3, que a menudo representan la mayor parte de la huella de carbono total de una empresa debido a la falta de tres recursos críticos: datos fiables de proveedores, herramientas cuantitativas adecuadas y una metodología de reportes e informes estandarizada.

En respuesta a estos retos, Schneider Electric ha desarrollado varias soluciones y herramientas, basadas en machine learning, para ayudar a las empresas a comprender el impacto ambiental de sus centros de datos. El más reciente ha sido la evolución de EcoStruxure IT, su software de gestión de infraestructuras de centros de datos (DCIM), que ahora cuenta con nuevas funciones automatizadas de elaboración de informes de sostenibilidad basados en modelos.

Datacenters y la huella de carbonoEcoStruxure IT permite a los propietarios y operadores medir el rendimiento de sus centros de datos e informar sobre él. Para ello, se basan en datos históricos y en el análisis de tendencias, que combinan con inteligencia artificial y monitorización en tiempo real. Gracias a las nuevas funcionalidades del DCIM de Schneider Electric, los centros de datos pueden calcular y seguir el PUE por ubicación o sala a lo largo del tiempo con la metodología CEN/CENLEC 50600-4-2, y pueden aprovechar los modelos analíticos de datos y el data lake basado en la nube para simplificar la elaboración de informes.

Asimismo, EcoStruxure IT permite informar sobre el consumo actual de energía por sala y compararlo con las tendencias históricas, e incluso ver las tendencias a lo largo del tiempo para varios centros de datos y entornos TI distribuidos.

Calcular la huella de carbono

Schneider Electric también ha creado un marco revisado y estandarizado de métricas para informes medioambientales. Dicho marco incluye un innovador sistema para ayudar a las empresas a entender el impacto medioambiental de sus centros de datos: la calculadora gratuita Lifecycle CO2e TradeOff. Se trata de una solución que permite estimar con precisión la huella de carbono total de los centros de datos, incluidas las emisiones de alcance 1, 2 y 3.

Además, el 75% de la oferta de productos, servicios y soluciones de Schneider Electric cuenta ya con una etiqueta ecológica, denominada Green Premium, que ofrece información transparente y datos medioambientales fácilmente accesibles. Esta etiqueta puede resultar un aliado fundamental para que el sector de los centros de datos pueda cumplir con sus compromisos de sostenibilidad.

Los centros de datos avanzan en el camino de la sostenibilidad enfrentando el reto de gestionar y reducir sus emisiones de carbono

La etiqueta Green Premium proporciona total transparencia en cuanto a la información medioambiental, y en lo referente a las instrucciones para el final de la vida útil de los productos, facilitando el cumplimiento de las normativas y los reportes medioambientales.

De este modo, al contabilizar las emisiones de alcance 3 de su cadena de valor, las empresas pueden medir su huella de carbono total con un enfoque basado en datos. Esto permite ayudar a los datacenter a identificar y categorizar las emisiones de las operaciones y la cadena de suministro, y priorizar los planes de reducción de emisiones de carbono.

En un futuro cada vez más sostenible y resiliente, los informes de sostenibilidad que abarquen todo el ciclo de vida de los centros de datos serán de vital importancia. Es fundamental establecer marcos de trabajo sólidos que permitan evaluar y reducir las emisiones de carbono en toda la cadena de valor.