Desde hace años, la española Orizon se ha venido especializando en conceptos muy relevantes para las grandes corporaciones, especialmente para las entidades del sector financiero: rendimiento, optimización, calidad. La búsqueda de la eficiencia es un mantra que se repite con especial énfasis en este tipo de organizaciones como respuesta a un entorno tecnológico cada vez más complejo, que se ha vuelto prácticamente inmanejable con la masiva adopción de los modelos multicloud.

Unicaja ha anunciado un acuerdo con Orizon para optimizar el consumo de los diferentes procesos de negocio sobre su mainframe

La única respuesta posible es volver a tomar el control del gasto en TI. Según Orizon, esto es algo que se consigue a través del diagnóstico recurrente y de la automatización de la respuesta frente a las ineficiencias detectadas; y todo ello en un proceso recurrente de mejora continua del rendimiento de las aplicaciones y los sistemas.

Mejorar el rendimiento

En este contexto tan complejo, Unicaja ha realizado un anuncio muy interesante: un acuerdo con la tecnológica Orizon para el desarrollo de un proyecto que permita a la entidad financiera optimizar el consumo de los diferentes procesos de negocio sobre su sistema central (mainframe).

En virtud de ese acuerdo, Unicaja utilizará la tecnología de Orizon para detectar cualquier cambio en el comportamiento de sus aplicaciones, desde un punto de vista de impacto en el rendimiento de los sistemas, mediante el uso de indicadores clave de funcionamiento (KPI, por sus siglas en ingles). Asimismo, la entidad dispondrá también de visibilidad y trazabilidad de toda su operativa, desde el usuario hasta las distintas unidades de negocio.

Unicaja ya inició su colaboración con Orizon en 2022 para reducir la capacidad de procesamiento de sus sistemas centrales, lo que se ha traducido en un ahorro de costes y en una mejora del grado de cumplimiento de los niveles de servicio de la entidad.

Rendimiento = costes

Desde la Dirección de Tecnología de Unicaja se señala que “tras nuestra reciente integración tecnológica, seguimos trabajando para que todos nuestros sistemas y aplicaciones ofrezcan un rendimiento de alto nivel y responder así de forma ágil a las demandas de los clientes y a los requerimientos del negocio”. “La colaboración con Orizon ayuda a asegurar el máximo rendimiento de la tecnología y nos sitúa como una entidad puntera en la adopción de mejores prácticas”.

Unicaja seguirá incidiendo en los objetivos de rendimiento y, consecuentemente, de costes, marcados por la entidad

Además, Unicaja ha prolongado el acuerdo con Orizon hasta finales de 2024 para seguir incidiendo en los objetivos de rendimiento y, consecuentemente, de costes, marcados por la entidad para este periodo de tiempo.

Asimismo, la entidad financiera quiere ahondar también en la extensión de una cultura del rendimiento dentro de la propia organización tras la implantación de una Oficina Técnica de Rendimiento (OTR), basada en la metodología y tecnología propia de Orizon denominada BOA.

Plataforma de trabajo de la OTR

BOA, la tecnología desarrollada por Orizon, que es la base de su Oficina Técnica de Rendimiento, trabaja a través de cinco fases:

  • Captura de los datos de las infraestructuras de la entidad.
  • Elaboración de un censo de procesos y detecciones periódicas.
  • Análisis de datos y detección de oportunidades de mejora.
  • Seguimiento de los desarrollos de software.
  • Verificación de la contribución de las recomendaciones propuestas al cumplimiento de los objetivos establecidos.

Según Ángel Pineda, CEO de Orizon, este nuevo proyecto demuestra cómo, en base a una cultura del rendimiento, y a través del uso de las mejores prácticas, es posible reducir los costes de infraestructura y mejorar de forma simultánea la eficiencia, la disponibilidad y el tiempo de respuesta de las aplicaciones.

Es posible reducir los costes de las infraestructura y mejorar la eficiencia, la disponibilidad y el tiempo de respuesta de las aplicaciones

“Estamos muy orgullosos de contar con la confianza de Unicaja y de contribuir con nuestra metodología y tecnología únicas a asegurar su competitividad”. “Las oportunidades que abre la adopción de un estándar de mejora continua del rendimiento en un entorno tecnológico complejo y altamente cambiante son enormes