A pesar del crecimiento exponencial que está desarrollando la nube, los sistemas mainframe continúan siendo piezas fundamentales en la infraestructura de muchas organizaciones. Sin embargo, los ciclos de desarrollo no han evolucionado y suponen un problema a la hora de avanzar hacia un entorno más moderno, ágil y flexible.

Luis LópezEl pasado mes de abril los sistemas mainframe cumplieron sesenta años. Esto significa que durante más de medio siglo han sido la columna vertebral de las aplicaciones tecnológicas de las organizaciones a nivel global, especialmente en Europa y Estados Unidos.

Según datos de un estudio elaborado por IBM, en la actualidad, cuarenta y cinco de los cincuenta principales bancos, cuatro de las cinco principales aerolíneas, siete de los diez principales minoristas mundiales y sesenta y siete de las empresas de la lista Fortune 100 confían en estos sistemas robustos y seguros.

Pero, más allá del volumen y la cantidad, es importante tener en cuenta que las aplicaciones basadas en el mainframe son, por lo general, las más críticas de cada organización.

De hecho, el 71% de los ejecutivos participantes en el estudio las señaló como fundamentales para su estrategia empresarial, lo que demuestra que el mainframe sigue siendo la piedra angular de la infraestructura tecnológica de las compañías y, como consecuencia de ello, la inversión que depositan en estas unidades sigue siendo muy alta.

El estudio refleja también que el 93% de las empresas utilizan el mainframe para la gestión financiera, mientras que el 73% lo emplea para sistemas de transacciones con clientes. Esta alta tasa de adopción demuestra la confianza de las organizaciones en su robustez y seguridad incomparables, su capacidad para el procesamiento de grandes volúmenes de datos y su larga vida en el mercado: sus orígenes datan del año 1944.

Pero no todo son ventajas en el mundo mainframe. Por contrapartida, COBOL sigue siendo el principal lenguaje de desarrollo en estos sistemas, algo que no solo impide que las organizaciones operen con la agilidad y flexibilidad que el panorama actual les demanda, sino que además dificulta la atracción de nuevo talento y las hace menos competitivas.

Nube, mainframe…

En este sentido, la nube se ha convertido en sinónimo de innovación y agilidad, y ha crecido a un ritmo exponencial, principalmente como respuesta de las organizaciones a la necesidad de adaptarse a las nuevas tecnologías y necesidades en la forma de operar.

A la luz de todo esto, muchos podrían pensar que el mainframe es una reliquia del pasado. Si bien es cierto que los entornos cloud ofrecen numerosos beneficios, como la escalabilidad, la flexibilidad y la reducción de costes operativos, en el caso del mainframe estos ahorros no son tan evidentes. Además, la conversión total de sus aplicaciones a otros lenguajes más modernos resulta todo un desafío, a pesar de la llegada de algunas herramientas basadas en inteligencia artificial.

DevOps permite obtener rápidos beneficios con una inversión reducida, tanto en costes como en tiempo

Por tanto, este tipo de estrategias conllevan riesgos significativos y difíciles de abordar que pocas organizaciones se atreven a enfrentar, especialmente cuando se trata de sus aplicaciones más críticas.

Por ello, lejos de estar obsoletos, los sistemas mainframe están experimentando una transformación que los sitúa en el corazón de la estrategia digital de las empresas. El desafío está en encontrar el equilibrio adecuado para obtener la eficiencia deseada sin renunciar a las fortalezas únicas que ofrecen estos sistemas, y para ello solo hay un camino: transformar el mainframe a través de la modernización de sus ciclos de desarrollo.

La reinvención del mainframe

En este contexto, nuestra propuesta es liderar esta transformación de los sistemas mainframe a través la adopción de estrategias DevOps. Implantamos nuevos modelos de desarrollo, basados en pipelines de integración continua / despliegue continuo (CI/CD), en los entornos mainframe, haciendo uso del actual stack tecnológico de cada organización.

Esto permite aumentar la productividad —se estima que al modernizar el mainframe el incremento de la productividad de los equipos de desarrollo es superior al 25%— mientras se reduce el impacto y el cambio cultural que supone la implantación de nuevas herramientas.

DevOps y la agilidad en las las organizacionesCon esta estrategia ayudamos a las organizaciones a acelerar sus planes de modernización y eficiencia, haciendo posible rentabilizar sus inversiones en la infraestructura mainframe. Además, permite sacar el mayor provecho de las herramientas que, en muchos casos, ya incluyen sus contratos de licencias con IBM, llamados ELA (enterprise license agreement).

Por otra parte, la adopción de estrategias DevOps en los sistemas mainframe resuelve un reto que cada vez preocupa más a las organizaciones: la atracción de nuevo talento. A través de la integración de nuevos editores de código con interfaces de desarrollo más modernas, como Visual Studio Code o IBM Developer for z/OS, y el uso de otras herramientas de código abierto, como Jenkins o Git, generamos un entorno más dinámico y atractivo que mejora la experiencia del desarrollador y, por consiguiente, atrae nuevo talento.

En definitiva, se trata de ayudar a las organizaciones que mantienen su núcleo de negocio en sistemas mainframe, reconociendo que, aunque estos están a la vanguardia de la tecnología, sus procesos de desarrollo son ineficientes y manuales. Por esta razón, no transformarlos ha dejado de ser una opción. Resulta imperativo que dirijamos nuestros esfuerzos hacia su evolución en lugar de considerar su eliminación.

NEORIS zDevOps

Dentro de este escenario, en NEORIS hemos desarrollado nuestra propia suite de soluciones, zDevOps, formada por distintas extensiones para Visual Studio Code que mejoran notablemente la experiencia del desarrollador y su interacción con el mainframe:

  • File Editor. Permite visualizar y editar ficheros secuenciales (QSAM) generados en los sistemas IBM Z.
  • Scheduler Viewer. Visualiza la programación de procesos batch que se ejecutan en el entorno de producción.
  • COBOL Lint. Analiza en tiempo real las reglas de calidad de código COBOL.
  • BMS Designer. Ofrece la posibilidad de crear de forma gráfica y dinámica las pantallas de los programas CICS o mapas BMS.
  • Software Control Management. Permite conectarse a IBM SCLM y gestionar el ciclo de vida de desarrollo de software en un único entorno, mejorando así la productividad y experiencia.

En resumen, la transformación de los sistemas mainframe es un desafío que las organizaciones deben abordar de manera proactiva para mantenerse competitivas en el mercado actual. Contar con un socio en el viaje que tenga el conocimiento y la experiencia necesarios, unidos a un amplio ecosistema de aliados, puede acelerar el éxito.

Este es el modo adecuado para que las empresas pueden aprovechar al máximo sus sistemas mainframe mientras avanzan hacia una infraestructura más moderna y ágil que les permita adaptarse y prosperar en un entorno empresarial en constante cambio.