Conquistar a los nuevos profesionales

TI de última generación para captar el talento

3947

En un escenario empresarial ultracompetitivo y global, las expectativas profesionales de las nuevas generaciones hacen que atraer y retener el talento sea cada vez más difícil o, deberíamos decir, exigente. A diferencia de las generaciones anteriores, que primaban seguridad y estabilidad en el tiempo, actualmente los nuevos profesionales están más abiertos a cambiar de empresa, de sector o incluso de actividad.

La consecuencia de ello es que ya no basta con ofrecer buenas condiciones salariales, flexibilidad o carrera profesional, sino que las empresas deben cuidar cada detalle para retener el talento e incentivar a sus empleados; unos incentivos entre los que la tecnología tiene mucho que decir, y no solo en términos de productividad y seguridad.

Son numerosos los estudios que apuntan en esta dirección. Según Microsoft, el 93% de los millennials afirma que una empresa que ofrece tecnología, servicios y soluciones de vanguardia les resulta más atractiva a la hora de aceptar un trabajo. En la misma línea, Ultimate Software señala que uno de cada tres trabajadores renunciaría a su puesto si se le obligara a utilizar tecnología desfasada.

Asimismo, y según AON, empresa británica de recursos humanos, la infraestructura de TI es el quinto factor que más contribuye a mejorar la implicación de los empleados. Además, en 2018, fue la variable que más creció en importancia, concretamente cuatro puntos, de los cinco impulsores principales de la participación de los empleados, impulsores entre los que se encuentran las opciones de desarrollo profesional y de liderazgo, así como los incentivos materiales.

Para generar compromiso, un empleado necesita comprobar que la tecnología que usa le permite llevar a cabo las tareas más complejas con eficacia

Para generar compromiso, un empleado necesita comprobar que la tecnología que usa le permite llevar a cabo las tareas más complejas con eficacia. Los trabajadores se interesan cada vez más por conocer los dispositivos y la infraestructura de los que dispone la empresa y exigen herramientas de mayor calidad para trabajar desde cualquier lugar o de forma colaborativa. Una situación que se amplifica aún más con la llegada al mundo laboral de las nuevas generaciones, habituadas a usar tecnologías avanzadas en su vida diaria desde una edad temprana.

Ante esta situación, los responsables de TI desempeñan un papel fundamental para atraer y retener el talento. Así, además de tener en cuenta características obvias como la seguridad, la resistencia y la conectividad al invertir en nuevos dispositivos e infraestructuras, también deben priorizar aspectos como la portabilidad, la ergonomía e incluso la estética. Se trata, a fin de cuentas, de considerar todos aquellos aspectos que valoraría cualquier consumidor cuando adquiere un portátil, incluidos los que pudieran parecer más triviales.

Invertir en el futuro

En este contexto, los responsables de TI de cualquier empresa deben asegurarse de que los dispositivos de la organización se actualicen regularmente, permitiendo a los empleados disfrutar de las funcionalidades y soluciones más avanzadas. Por su parte, la entrega de un dispositivo de vanguardia a los empleados, y no un equipo desfasado perteneciente a un empleado que acaba de dejar la empresa, supone por sí misma una declaración de intenciones por parte de la organización.

Ya sean empleados nuevos o veteranos, las empresas que logren implicar a sus trabajadores aumentarán las posibilidades de contar con la experiencia y los conocimientos necesarios para afrontar un panorama digital que cambia rápidamente y es cada vez más competitivo.

En definitiva, invertir en infraestructuras adecuadas y en dispositivos de vanguardia para que nuestros recursos humanos puedan desarrollar sus tareas puede incidir de manera determinante en su grado de satisfacción, en su compromiso con la organización y, por extensión, en el crecimiento global del negocio.