El pasado mes de septiembre, la firma de investigación de mercados Censuswide realizó un interesante estudio para Sharp, en el que participaron más de 6000 jóvenes profesionales (entre los 21 y los 45 años), empleados de pymes (10-250 empleados), y ubicados en Reino Unido, Francia, Alemania, España, Países Bajos, Suecia, Italia y Polonia.

Según este estudio, al 70% de los trabajadores menores de 45 años de nuestro país le preocupa que la prolongación del teletrabajo impuesto por la crisis sanitaria afecte negativamente a sus oportunidades de proyección profesional. El análisis alerta sobre este nuevo estigma del teletrabajo, al que los expertos que han colaborado en el estudio ya denominan el síndrome del “confinamiento de la carrera”.

Al 70% de los trabajadores menores de 45 años le preocupa que el teletrabajo afecte a sus oportunidades de proyección profesional

Entre las preocupaciones más importantes relativas a su futuro profesional, para los trabajadores consultados en nuestro país destacan la falta de oportunidades (25,6%), la dificultad para mantener la motivación (27%) y para adquirir nuevas competencias (20%) y mejorar su formación (17,6%).

En este sentido, el 72% de los encuestados considera que la capacitación en nuevas habilidades será su reto más importante tras la crisis sanitaria, y el 45,6% señala que la formación online es el área más crítica que han de tener en cuenta las empresas para asegurar el bienestar de sus empleados cuando trabajan a distancia, por encima incluso de la flexibilidad horaria (45,4%).

Retos del trabajo en remoto

A pesar de que el 56% de los consultados considera ser más productivo cuando trabaja a distancia, más de la mitad señala que les resulta más difícil mantenerse informados sobre lo que ocurre en su empresa (51%). Además, un 54% se siente aislado de su equipo de trabajo y el 45,6% afirma tener problemas para mantener la motivación.

La capacitación en nuevas habilidades será su reto más importante tras la crisis sanitaria

Para salvar estas dificultades, siete de cada diez trabajadores valoran el papel que desarrolla la tecnología a la hora de ser más eficientes fuera de la oficina. Sin embargo, el 51% declara sentirse preocupado por el grado de sofisticación que está alcanzando, especialmente en funciones y áreas como la protección de datos, la seguridad o la automatización.

Según la psicóloga Viola Kraus que ha colaborado en el estudio, “hay una tendencia creciente entre la generación más joven de trabajadores, incluidos los nativos digitales, a considerar que las empresas les están abandonando a su suerte en cuanto a su crecimiento profesional. En las circunstancias que estamos atravesando, estos trabajadores necesitan recibir formación no sólo para usar la tecnología de forma óptima, sino también para adquirir habilidades empresariales generales que permitan su desarrollo profesional”.