El de Madrid fue el primer centro de exposición que Huawei abrió en España, al que ya se suma otro en Barcelona. El objetivo es continuar generando confianza en un mercado tan complejo como el de enterprise, y también mostrar el especial modelo de innovación que caracteriza a este fabricante.

Huawei inició su actividad en España en 2001 y, desde entonces, las cifras de crecimiento —en cuanto a facturación, presencia en el mercado y oferta de productos—han sido constantes. De hecho, ya es uno de los actores de referencia en un buen número de mercados dentro del área Enterprise Business, fruto de su especial visión de los procesos de innovación, centrados en dar respuesta a las necesidades reales de los clientes.

Para hablar sobre su oferta para el área de empresas y sobre las claves que han marcado la evolución de esta firma en nuestro país, hemos visitado el centro de exhibición que Huawei tiene en sus oficinas de Madrid. Un escenario pensado para mostrar —y demostrar— a los clientes su particular oferta de valor en los ámbitos de cloud, comunicaciones y almacenamiento, con especial foco en sectores como retail, industria, sanidad, educación, banca y seguros o administración pública.

Centro de exhibición del área de Enterprise

Este centro de exhibición en las oficinas de Madrid fue el primero de los centros de este tipo que se abrieron en España. Cuenta con una superficie de 200 m2, una amplia sala para reuniones y un espacio dedicado a mostrar algunas de sus productos y soluciones más innovadoras de la mano de personal experto.

En este centro se respiran las cuatro grandes líneas estratégicas que Huawei quiere implantar en España: Green IT y eficiencia energética; la apuesta clara por la innovación; la colaboración con empresas locales y la contribución a la sociedad.

Imagen de la visita al showroom de Huawei en Madrid. De izquierda a derecha, Víctor Jiménez, Juan Calderón, Mariano Ferrera, Kitty Tsui, Álvaro Martínez y David Alcón.

Redes y comunicaciones

Una de las áreas de expertise de Huawei está relacionada con el equipamiento de comunicaciones para facilitar la llegada de servicios y soluciones extremo a extremo —por parte de terceros— al cliente final en el segmento de empresas.

Tecnología y sociedad

“No solo venimos aquí a hacer el negocio, también queremos devolver algo a España con nuestro conocimiento”. Huawei desarrolla diversas iniciáticas ligadas a la sociedad como, por ejemplo, el SmartBus, un camión recorre colegios de diferentes pueblos de España y muestra a los niños y niños las pautas de seguridad en el uso de internet y les forma en el consumo responsable de las redes sociales.

Otro ejemplo es el proyecto Tech4All aportando valor a áreas como el cuidado del medio ambiente, salud o el apoyo a los colectivos menos favorecidos. Uno de los proyectos en los que han colaborado recientemente está relacionado con el cuidado del águila perdicera (en peligro de extinción) en el Parque de Montigalà (Cataluña), gracias al uso de tecnología cloud e IA.

David Alcón, Solution Manager de Huawei Enterprise, es uno de los responsables de las relaciones con el canal: “Ayudamos a nuestro canal a llegar a clientes finales del segmento de empresas. El partner instala, suministra, configura y mantiene soluciones y servicios extremo a extremo, y nosotros les ayudamos a desarrollar servicios que encajen en su porfolio y que utilicen soluciones y equipamiento Huawei. Tenemos soluciones que se adaptan tanto a necesidades de alto rendimiento o alta capacidad y volumen de usuarios, como a entornos muy pequeños”.

David Alcón, solution manager en Enterprise Business Huawei.

Todas las empresas tienen necesidades de comunicación, partiendo de una conectividad básica, evolucionando hacia entornos de oficina o de campus (universidades, hospitality, sanidad…) e incluyendo lo relativo a wifi o comunicaciones en el entorno datacenter (que se complementa muy bien con los servicios de almacenamiento y seguridad), donde incluso hay que conectar diferentes edificios en diferentes localizaciones.

Todo este portfolio se complementa con una plataforma para la gestión de la red extremo a extremo (visibilidad, estado de salud, despliegue y puesta en marcha de equipos y de configuraciones automática, gestión, seguridad, etc.).

Sobre esta capa de gestión y control, es posible añadir una capa de visibilidad de red (Campus Insight) a nivel de experiencia de usuario, que permite dar más valor a los datos que se pueden obtener. Esto permite tener una visibilidad más adaptada las nuevas necesidades, así como monitorizar servicios extremo a extremo y resolver incidencias en tiempo real. También permite revisar incidencias históricas, a través de inteligencia artificial, para analizar la red de forma proactiva.

Huawei cuenta con diferentes productos y soluciones de conectividad extremo a extremo para todo tipo de sectores empresariales

Y, sobre todo los servicios de red, se puede complementar con una capa de seguridad (Huawei HiSec Insight) que ayuda en la protección de las comunicaciones y a aportar sencillez en la gestión de usuarios y accesos. Hay una parte hardware, que son los dispositivos de red, y una capa de software que es la que proporciona inteligencia, ligada tanto a la operación (provisión de los sistemas, vigilar las configuraciones, etcétera) como al análisis de potenciales ataques, incidencias, etc.

Otro ejemplo de innovación es un desarrollo que permite que un AP pueda saber dónde están los usuarios conectados y, utilizando IA, enfoque la antena para ofrecerles un mejor rendimiento (Smart antena). “Incluso hay algoritmos que permiten que los AP se coordinen entre sí y resolver cómo se actúa frente a aquellos usuarios que estén en una zona media entre dos coberturas”.

Además, destacaron su gama de pantallas inteligentes o pizarras digitales interactivas, especialmente pensadas para el ámbito educativo, salas de reuniones, eventos y congresos… “También tenemos casos de uso para coordinación de actividades en el mundo de la seguridad estatal: salas de mando”.

Wi-Fi 6, Wi-Fi 7 y más allá

Víctor Jiménez, CTO IP en Huawei Enterprise Business.

La evolución del estándar de comunicaciones inalámbricas es una carrera sin fin. Según afirma Víctor Jiménez, CTO IP en Huawei Enterprise, el ciclo de vida de los protocolos Wi-Fi suele ser de unos cuatro años. Durante el primer año es cuando sale el protocolo, aunque todavía no están los terminales; se empieza a adoptar en el segundo; y en el tercero y cuarto es cuando tiene su meseta, y comienza el ciclo del siguiente.

Huawei ha estado muy involucrada en el desarrollo de Wi-Fi 6 y de Wi-Fi 7. “En Wi-Fi 5 y Wi-Fi 6 tuvimos el chairman del grupo de trabajo que desarrolló estos estándares. En el caso de Wi-Fi 7 participamos con la figura del editor técnico. En Wi-Fi 6, el 11% de todas las aportaciones que se hicieron al estándar fueron de Huawei. En el caso Wi-Fi 7 este porcentaje subió hasta el 22%”.

Para tener un poco de perspectiva hay que entender que wifi es una tecnología que nació para el hogar y, en el caso de la empresa, para complementar al cable tradicional. “Hasta Wi-Fi 5, la obsesión era el ancho de banda, pero Wi-Fi 6 nace teniendo en cuenta que wireless será la tecnología mayoritaria: la movilidad va a ser la norma, no la excepción”.

Huawei es la base hardware de la innovación

La filosofía de Huawei está enfocada a la innovación y el desarrollo de productos, siempre pensando en el cliente. Invierte muchísimo dinero y recursos en I+D y eso se traduce en el desarrollo de muchísimas patentes.

Huawei no vende solo productos, son habilitadores de servicios y soluciones. «Nos integramos con partners para crear soluciones de valor para el cliente. Podríamos decir que Huawei pone la base hardware, la infraestructura, para la innovación. A partir de ahí, la idea es que otras empresas, especialistas, construyan la capa de soluciones y servicios por encima».

Wi-Fi 6 provee más ancho de banda por usuario, mejor calidad de servicio, menores latencias, mayor número de conexiones… Ahora, Wi-Fi 7 propone una vuelta de tuerca más, esta vez con mejoras más ligadas al ámbito industrial, en el que latencias de 20 ms (que es lo que está definido por el estándar) no son aceptables.

“Las aplicaciones industriales son la obsesión del Wi-Fi 7: mejor uso del espectro, mayor acceso múltiple, menor latencia y, también, un mayor ancho de banda, pero esto ya no es los más importante”.

Wi-Fi 7 propone una vuelta de tuerca más, esta vez con mejoras especialmente ligadas al ámbito industrial

Wi-Fi 7 ya está en el draft final. Ya están definidas las features. En marzo terminaremos de tener el porfolio completo, esperamos que coincida con la ratificación del estándar y, por ende, el fin del trabajo en este ámbito.

Respecto al nuevo estándar que se avecina, Wi-Fi 8, en Huawei lo tienen muy claro. “En la mayoría de los entornos corporativos, Wi-Fi será la conectividad principal y la red cableada (prevemos que fibra óptica) la complementará en aquellos ámbitos en los que sea estrictamente necesario el cable”.

Innovación y foco en el cliente

Huawei se fundó en 1987 y cuenta ya con más 207.000 empleados operando en cerca de 170 países y regiones. Frente a este volumen, según confirma David Alcón, más del 50% de los empleados se dedican solo a I+D. “Somos la cuarta empresa por inversión en investigación y desarrollo. No solo ponemos foco en ensamblar productos, sino que desarrollamos nuestros propios algoritmos matemáticos, fabricamos los discos duros o los chipsets, participamos de forma muy activa en los estándares de comunicación…”.

Este foco en la innovación nace de la propia cultura de Huawei. Según Víctor Jiménez, “Somos una empresa muy grande y usamos nuestros propios productos. De hecho, muchos de los retos que nos demanda el mercado, ya los hemos identificado nosotros y así es como se han desarrollado muchas de las líneas de producto”.

“Internamente, teníamos que reducir el consumo eléctrico y así es como se ha ido desarrollando todo lo relativo a la eficiencia energética o la línea de conversores solares; para dar servicio a los clientes, surgió la gama de routers, switches o Wi-Fi para empresas; de las necesidades internas en torno a un datacenter se desarrolló lo relativo al networking SDN, almacenamiento, computación, energía, contenedores, etcétera…”.

Otro de los puntos clave en el modelo de Huawei es su enfoque —de verdad— al cliente, que se traduce en la libertad que tienen para trasladar directamente las demandas del mercado a los equipos de desarrollo.

David Alcón comenta: “Yo he trabajado diez años en un operador y sé las peticiones que le puedes hacer al resto de fabricantes. Con Huawei, pueden surgir necesidades puntuales en ciertos mercados, como el de España, y podemos hablar con headquarter o con línea de producto para trasladarles estas peticiones… Y están dispuesto a analizarlo porque saben que puede ser algo replicable en otros países”.

Podemos hablar con headquarter para trasladarles las peticiones de los clientes… Y están dispuestos a analizarlo porque saben que puede ser algo replicable

Otro de las transformaciones que se están viviendo en Huawei, según nos trasladan sus directivos, es que su trayectoria les está permitiendo ampliar su visión y no centrarse solo en el negocio transaccional. “Podemos empezar a plantear relaciones con el mercado a medio y largo plazo. Un acompañamiento al cliente aprovechando la confianza demostrada. Ayudarles a identificar un problema, proporcionarles una solución (sea o no de Huawei) y asegurarse de que llegue a buen puerto”.

Esta línea estratégica se ve reforzada por la actual carencia en cuanto a talento tecnológico. “Las empresas agradecen que pongamos parte de nuestro conocimiento de ingeniería a su disposición, y más en un momento en el que es muy difícil encontrar ingenieros cualificados”.

Portfolio de almacenamiento

Juan Calderón, Storage Business Manager en Huawei.

El del almacenamiento es un mercado relativamente reciente para Huawei, pero muy exitoso. En estos momentos, según nos cuenta Juan Calderón, Storage Business Manager en Huawei Enterprise, el área de storage cuenta con más de 4000 ingenieros en I+D y doce centros de innovación que mantienen contacto directo con las universidades, tanto a nivel conceptual como operativo.

“Lo normal es que cuando aparece una funcionalidad nueva en el mercado, los fabricantes la compren y la incluyan su porfolio. Nosotros eso lo desarrollamos desde casa y es lo que nos permite ser muy reactivos”.

Fabrican los discos SSD y las cabinas en las que se instalan. “Es mucho más eficiente. Hacemos discos cada vez más compactos para aumentar la densidad, reducir el espacio ocupado por la cabina, mejorar consumos o niveles de refrigeración… También aporta ventajas que se traducen en el coste, como las sinergias a nivel logístico, etc. Por ejemplo, en una cabina de 5U podemos instalar ochenta discos SSD NVME de 30 TB. Esto no es por capricho, el mercado lo necesita”.

Cuentan con tres líneas de producto: almacenamiento para sistemas críticos (con tecnología all flash); soluciones para backup y restore, que se pueden integrar con las herramientas de terceros; y el almacenamiento distribuido, de escalabilidad horizontal, más ligado al archivado y al almacenamiento de dato no estructurado.

“Nosotros proponemos siempre discos siempre all flash, tanto para producción como para backup, porque el recovery es mucho más rápido. Para el archivado, los datos más fríos, antes se utilizaban discos rotacionales, cabinas híbridas o el desborde en la nube. Pero ese paradigma ha cambiado”.

El volumen de datos

El volumen de datos está creciendo exponencialmente, especialmente los datos no estructurados. “Según las previsiones, el volumen de datos generados superará los 180 zetabytes en 2025; y el 80% es dato no estructurado; y de ese 80%, se crece un 60% anual. Es demasiado”.

Nosotros proponemos siempre discos all flash, tanto para producción como para backup, porque el recovery es mucho más rápido

En el datacenter antes se trabajaba con un entorno orientado al dato estructurado, pero todo esto ha cambiado por la gran cantidad de datos que se están generando con el uso de la inteligencia artificial generativa, el edge, todo lo que sea smart, la sensoretica, etc (no estructurado).

“Además, todos estos datos tienen un valor muy diferente, tanto a nivel económico como social: la genómica o la anatomía patológica en sanidad, la seguridad ciudadana, la inteligencia de vídeo… Todo esto nos está haciendo la vida mucho más fácil, pero nuestros sistemas tienen que esforzarse mucho más”.

El otro gran vector que preocupa es la seguridad, cuyas innovaciones también se desarrollan de forma interna y se integra en diferentes capas o líneas de defensa: en la oferta de red, todas las comunicaciones entre dispositivos están encriptadas y en el almacenamiento hay un anti-ransomware basado en IA que analiza el comportamiento de los usuarios o hace un escaneo de todos los ficheros que se están moviendo. Existen incluso medidas que desconectan físicamente las tarjetas cuando hay una amenaza.

“Se trata de implementaciones complementarias con el resto de las herramientas que pueda tener el cliente. De hecho, estas funcionalidades no eximen de tener una seguridad perimetral, un firewall, protección del end point… Es una barrera más”.

Existe una última trinchera, que es la funcionalidad de ficheros, snapshot o backups inmutables, una copia que no ha sido modificada y que se puede utilizar para hacer un recovery. “Garantizamos que esa información no ha variado. Bloqueamos ficheros, copias y backups para que, en el periodo de tiempo que determinemos, no se puedan modificar”.

All flash o discos rotacionales

Antes se hacían muchas cuentas para elegir discos rotacionales o de tecnología all flash, pero ahora la eficiencia manda. “En backup, la ratio de eficiencia de all flash es de 30 a 1, y en producción de 4 a 1. No hay disco rotacional que la aguante. All flash es mucho más eficiente, ofrece más capacidad y rendimiento con mejores tasas de fallo”.

En backup, esta tecnología permite conseguir —en condiciones ideales— unas tasas de 72 a 1, es decir, almacenan 72TB en 1TB, “Aunque en el día a día es fácil movernos en eficiencias entre 30 o 40 a 1. Pero el gran reto es el recovery, cuando, de ese backup de 1TB tienes que sacar los 30TB o los 40TB. Ahí se nota mucho la tecnología all flash frente al disco rotacional. Hablamos de procesos que duran días y que se pueden hacer en horas. ¿Cuál es el precio de estar cuatro días esperando a que termine?”

La propuesta de Huawei en este ámbito es la cloud híbrida, llevando determinadas cargas a la nube pública en función de necesidades y conservando en la privada otras. “El cliente empieza con un cluster que puede ir ampliando, incorporando más capacidad y más rendimiento. Cuando vas escalando, lo que ve son más recursos que se integran a la perfección con el resto de las arquitecturas”.