En la pugna constante en el mercado de smartphones de alta gama, LG va encontrando su hueco. Aunque lejos todavía de los puestos más altos en los rankings de ventas, es evidente que su propuesta es diferenciadora, ya que incluye algunos detalles capaces de atraer la atención de determinado público.

La propuesta que hay detrás de este LG G8s ThinQ plantea un terminal de última generación, con un diseño y un acabado premium (trasera acristalada, bordes metálicos y 180 g de peso), una pantalla de 6,2” con una elevada calidad, así como un nivel de rendimiento acorde a las expectativas. De hecho, integra un procesador Qualcomm Snapdragon 855, que ha demostrado un excelente rendimiento en todo tipo de situaciones, junto con 6 GB de RAM y 128 GB de almacenamiento, capacidad que podrá ampliarse con tarjetas microSD de hasta 2 TB.

Una de las novedades más destacadas es la denominada cámara Z, que utiliza la tecnología denominada Time of Flight (ToF), a través de un sensor REAL3 de Infineon, para llevar a cabo diversas funciones, incluso en escenarios de baja luminosidad.

Por ejemplo, permite el desbloqueo del teléfono a través del reconocimiento biométrico del patrón circulatorio de la mano, o el uso del ya extendido reconocimiento facial, en este caso con una elevada velocidad de respuesta y una tasa de acierto diferencial. Además de esto, interviene también en la función Air Motion, que permite realizar una serie de sencillas interacciones con el teléfono a través de gestos.

Air Motion permite realizar una serie de sencillas interacciones con el teléfono a través de gestos.

Siguiendo con las cámaras, este modelo integra un sistema triple en la zona posterior, compuesto por una cámara principal, con sensor de 12 Mp, acompañado por un gran angular y un teleobjetivo, de 13 Mp y 12 Mp respectivamente. El resultado es una excelente herramienta, con la que se logran buenos resul­tados en una amplia variedad de condiciones lumínicas.

Además, viene acompañada por una app muy completa, con un buen número de modos de captura para foto y vídeo. De entre ellos, debemos destacar el Triple shot, que realiza tres capturas (con el sensor estándar, el gran angular y el teleobjetivo) en un formato de ráfaga, lo que permite comparar los resultados manteniendo siempre el mismo encuadre. Otra característica interesante es que, a diferencia de otras alternativas, deja un amplio espacio para personalizar el proceso de captura incluso cuando estamos utilizando alguno de los asistentes disponibles.

  • Reconocimiento biométrico a través de la cámara Z.
  • Excelente nivel de prestaciones y equipamiento en todos los sentidos.
  • Se echan en falta más opciones en torno a Air Motion.