Mejorando lo presente

Samsung Galaxy S7 Edge

652

La batalla por el mercado de los smartphones está cada vez más reñida, especialmente en la gama más alta. La hegemonía de Samsung en el mercado Android es todavía evidente, pero no puede dormirse en los laureles ante competidores como Huawei.

Aunque Samsung parece obligado a reinventarse año a año, en esta ocasión ha optado por la continuidad, a través de una propuesta que mantiene las bondades del anterior S6 Edge, aunque aplicando interesantes mejoras en puntos muy concretos, que afectan de forma clara a la experiencia de usuario. Aparte queda, lógicamente, lo relacionado con el nivel de rendimiento general, un aspecto en el que siempre se evoluciona a mejor.

Para empezar, la propuesta de diseño se mantiene, con un exterior en metal y cristal en un cuerpo de una sola pieza gracias al cual es sumergible en el agua. No se trata de meternos con él a hacer snorkel: más bien se trata de un mecanismo de protección frente a los típicos accidentes en la playa, la piscina o incluso en la cocina. Además, mantiene la pantalla curva en los laterales, que se ha convertido en toda una seña de identidad para los modelos Edge.

En cuanto al tamaño y al peso, ha aumentado ligeramente con respecto al anterior modelo. Una de las razones es su batería de 3600 mAh, mediante la que consigue una mejora más que evidente en su autonomía, que llega, con soltura, a completar una jornada laboral completa. 

Otra de las razones se encuentra en su pantalla, que ha pasado a las 5,5” de diagonal, de tipo SuperAMOLED y con resolución QuadHD (2560 ×  1440), para garantizar una excelente calidad de imagen (incluso con luz solar) y una nitidez fuera de toda duda (534 píxeles de densidad). Además, la curvatura de los bordes le da continuidad a las imágenes, consiguiendo una experiencia realmente diferenciadora.

Por último, la otra gran novedad está en la cámara, con una propuesta diferenciadora con respecto a la tendencia del mercado. Este modelo estrena un sensor de 12 megapíxeles, inferior al del S6 Edge, aunque lo acompaña con una serie de características que le permiten obtener imágenes con una mayor nitidez y luminosidad incluso en condiciones de poca luz.  Además, incorpora tecnologías como Dual Pixel, para conseguir un enfoque más rápido, o toda una serie de modos y funciones asociadas con las que conseguir unos resultados realmente espectaculares.

  • Calidad de la pantalla y curvatura de los laterales
  • Cámara digital y modos de captura
  • Nivel de autonomía
  • Tal vez la tendencia sea buscar terminales algo más pequeños
  • Funcionalidades de la pantalla curva y las notificaciones