Un teclado lavable

Hama COVO

1042

¿A quién no se le ha caído nunca un café o un refresco encima del teclado? Pero aunque seas uno de esos pocos elegidos que han tenido la suerte de no vivir una experiencia de ese tipo, te invito a que des la vuelta al teclado y veas lo que pasa. Sí, la suciedad se va amontonando y cada vez es más difícil deshacerse de ella, pues se va acumulando entre los inaccesibles rincones que presenta este necesario accesorio.

Aunque ya hace tiempo que aparecieron los primeros teclados impermeables —aquellos accesorios enrollables, de goma—, lo cierto es que la calidad en la pulsación no llegaba a acercarse a lo que se podía conseguir con un teclado mecánico convencional. Recientemente Hama ha presentado una interesante alternativa, un teclado multimedia, sensible al tacto y de uso silencioso, con un funcionamiento suficientemente cómodo y que es posible sumergir e incluso lavar con agua.

Esto es posible gracias al espacio que dejan entre sí sus teclas, así como a la existencia de una serie de pequeños agujeros que se encuentran a lo largo de todo el teclado, que se utilizan a modo de drenaje, ya que permiten que el agua escape y evitan la creación de humedades que podrían dificultar su funcionamiento.

Cuando lo tenemos delante, la sensación es que estamos ante un teclado convencional de sobremesa. Contiene 103 teclas en un panel sin marco, que aparece estructurado en un diseño plano. Por otra parte, para aquellos que lo necesiten, cuenta con la posibilidad de aplicar una inclinación variable. Además, la parte inferior contiene gomas antideslizantes para otorgar una mejor adherencia a la mesa.