La mayoría de las empresas están inmersas en su viaje hacia el cloud en la búsqueda de múltiples beneficios para sus organizaciones. Aunque existen diferentes enfoques para llevar a cabo esta transición, en todos ellos la definición de una arquitectura óptima, la gestión y el gobierno del dato (data cloud), y la seguridad, son elementos determinantes para alcanzar el éxito.

Sergio Postigo ColladoLa modernización de las aplicaciones y la infraestructura TI se sitúa como la segunda prioridad de TI para las organizaciones a nivel mundial. Así lo pone de manifiesto el informe global CGI Voice of Our Clients 2023, elaborado a partir de entrevistas con 1764 ejecutivos de empresas de todos los sectores y geografías en los que CGI opera. De hecho, para el 40% de los entrevistados, los sistemas heredados constituyen un verdadero reto para la implantación de su estrategia digital.

En 2022, la analítica avanzada ocupaba el tercer lugar en la lista de prioridades de TI. Sin embargo, en 2023 esta posición corresponde a la servicificación, que implica el uso de aplicaciones e infraestructura as a service, movimiento directamente asociado al viaje a la nube. El cloud se ha consolidado como el modelo de preferencia por las compañías para llevar a cabo la transformación encaminada a contribuir a la consecución de sus principales objetivos de negocio. Entre otros, sobresalen la mejora de la experiencia del cliente / ciudadano, la optimización de las operaciones y el fortalecimiento de las capacidades de analítica avanzada.

El mismo informe muestra que en 2023, más del 80% de las organizaciones utilizaba soluciones en el cloud, empleando el 44% de nuestros clientes soluciones basadas en la nube para almacenar y procesar datos de sus respectivas compañías y clientes.

En plena ola de modernización TI, la tendencia de migración hacia el cloud se mantendrá durante los próximos años. En 2023, más de un tercio de los entrevistados afirmó haber migrado al cloud más del 20% de sus aplicaciones, y dos tercios tenían previsto hacerlo en el próximo bienio. Como resultado, se espera que, en este periodo, una sexta parte de las organizaciones haya trasladado más del 80% de sus aplicaciones a la nube, lo que refleja una tendencia de crecimiento anual superior al 6%.

El viaje hacia la nube

Entre las ventajas del cloud se encuentra la optimización de los costes, especialmente en términos de infraestructura y mantenimiento. A diferencia del modelo on-premise, donde la infrautilización de las infraestructuras puede generar un CAPEX que impacta negativamente en la empresa, el cloud permite ampliar y reducir las capacidades en función de las necesidades y requerimientos de la organización. Esta elasticidad, es decir, la capacidad para crecer o decrecer según sea necesario, es uno de los principales beneficios de la nube.

El cloud no debe representar un coste y sí una inversión con un rápido retorno, al igual que el departamento de TI y de datos

A la hora de emprender la migración hacia el cloud, o de combinar la nube y on-premise, para disfrutar de este y otros beneficios, se pueden adoptar varios enfoques. Según nuestro conocimiento y experiencia, el menos recomendado es el denominado lift and shift, que consiste en desplegar en la nube lo mismo que ya existe en on-premise. Frente a esa posibilidad, la opción más utilizada es la conocida como reborn in the cloud, que se basa en construir nuevamente nuestros sistemas adaptándonos a las reglas de un entorno en la nube. Aunque implica una transición más compleja, reporta más beneficios a medio y largo plazo y permite sacar un mayor partido del cloud.

En cuanto a sus posibilidades de uso, la opción multicloud es la preferida a nivel empresarial. En la actualidad, las organizaciones utilizan en promedio tres proveedores de servicios en la nube. Sin embargo, reconocen tener ciertas dificultades para gestionar múltiples soluciones en el cloud, lo cual suele atribuirse a la falta de capacidades de gestión multicloud dentro de la propia organización.

En este contexto, el enfoque agnóstico, junto al conocimiento y capacidades de CGI para diseñar, controlar y gestionar de forma inteligente los entornos híbridos y multicloud resulta diferencial. Este elevado nivel de competencia nos convierte en un partner estratégico —también en la gestión y el gobierno del dato— y alcanza, además, a los cuatro grandes hiperescalares: AWS, Google Cloud Platform, Microsoft Azure y Oracle Cloud. En relación con este último, cabe destacar que CGI dispone de un Centro Europeo de Excelencia ubicado en Madrid, que cuenta con más de 200 profesionales altamente especializados y con una amplia experiencia en tecnologías Oracle. Desde este centro, proporcionamos soluciones orientadas a infraestructura, seguridad, gestión y analítica de datos, y desarrollo de aplicaciones, entre otras, basadas en esta tecnología.

Arquitectura y herramientas data cloud

Con independencia de la estrategia elegida —cloud híbrida o multicloud—, es igualmente importante tanto la definición de la arquitectura más adecuada como la elección correcta de herramientas en lo que respecta a los datos.

Puede ocurrir, por ejemplo, que la empresa tenga on-premise un determinado motor de base datos y que el proveedor de cloud le proporcione, como servicio, el mismo motor en su cloud. En este caso, se podría seguir utilizando el motor de base de datos en el cloud mientras se aprovecha simultáneamente otra base de datos analítica. De hecho, una opción cada vez más popular en el mundo data cloud consiste en la utilización de las herramientas de terceros propias de un entorno cloud, como Databricks o Snowflake. Se trata de bases de datos analíticas que han nacido para el entorno cloud y solo pueden desplegarse en él.

En la actualidad, las organizaciones utilizan en promedio tres proveedores de servicios en la nube

Estas herramientas suelen tener un coste más elevado, pero también ofrecen un rendimiento superior y, como es característico en el cloud, su tarificación se ajusta en función de la capacidad de cómputo. La elección adecuada dependerá de los requerimientos y los objetivos: por ejemplo, en un proyecto que maneje millones de registros, es probable que la opción más idónea sea utilizar una herramienta de terceros propia del cloud; mientras que, si el volumen no es muy elevado, una buena opción coste-beneficio puede ser la propia base de datos del cloud donde se está desplegando la infraestructura.

Mejorar las capacidades analíticas

A la búsqueda de simplificación, el uso de plataformas completas en el cloud para el tratamiento de datos dentro de este entorno está experimentando un crecimiento significativo. Esto se debe a que estas plataformas permiten levantar, dentro del proveedor del cloud, una amplia variedad de servicios interconectados.

Esta es la filosofía de plataformas como Microsoft Fabric, un nuevo entorno analítico basado en PowerBI dentro de Microsoft Azure. En la misma línea encontramos Databricks o Palantir. La tendencia, por tanto, es tener dentro del cloud un entorno analítico completo, que englobe desde la base de datos y el ETL hasta la ciencia de datos, la analítica y la inteligencia empresarial.

Una opción cada vez más popular en el mundo data cloud consiste en la utilización de las herramientas de terceros propias de un entorno cloud

Con la evolución de la oferta de los proveedores cloud, organizaciones de todos los sectores están aprovechando su viaje a la nube para mejorar sus capacidades analíticas. En este sentido, es fundamental destacar la importancia de definir las políticas correctas y su cumplimiento. Cada vez más empresas cuentan con un equipo de gobierno del dato que, entre otras responsabilidades, garantiza que el data lake cumpla con las políticas establecidas y solo contenga información que cumpla con dichas políticas.

Este enfoque, impulsado por el uso cada vez más extendido de la inteligencia artificial (IA), puede resultar más complejo, pero enriquece la cultura data-driven y ofrece múltiples ventajas. Las empresas que disponen de un catálogo global de datos y son capaces de etiquetar correctamente los datasheets pueden aprovechar al máximo la potencia que supone disponer de una source of truth. Por ejemplo, los datos financieros pueden reutilizarse en diversas aplicaciones de manera efectiva al estar debidamente catalogados y etiquetados.

Relacionado con este asunto, según el informe CGI Voice of Our Clients 2023, la gobernanza y gestión de los datos, así como la calidad de los mismos, son las principales iniciativas de mejora previstas para la estrategia de datos en los próximos tres años.

Seguridad y gobierno en el data lake

En el cloud es tan importante la seguridad como la gestión avanzada del gobierno y linaje del dato. Además, la centralización en un data lake simplifica la evolución desde una estrategia orientada a proyectos a otra más avanzada, centrada en productos digitales y casos de uso.
Aunque ambos enfoques —productos y proyectos— buscan solucionar una necesidad del negocio, lo hacen de forma diferente. Es evidente que las organizaciones que cuentan con un data lake único pueden gestionarlo con mayor eficiencia y aprovechan las ventajas de tener un repositorio de datos unificado.
Este último aspecto es esencial ya que, al igual que las empresas buscan que el cloud no represente un coste y sí una inversión con un rápido retorno, también persiguen que el departamento de TI y datos no sea un generador de costes, sino de beneficios.