Low-code nos ha proporcionado una velocidad que antes no teníamos para afrontar la transformación digital

Durante la última edición del Appian Europe, celebrado en Londres a principios de diciembre, tuvimos la ocasión de hablar con Noel Zafra, head of IT Operations en Santander Tecnología. Noel fue uno de los ponentes más destacables de esta edición, mostrando en primera persona el modo en el que Lowcode está impactando positivamente en el departamento de operaciones del banco, aquí en España.

¿Qué uso le estáis dando a Low-code en Santander Tecnología?

Estamos empleando la plataforma de Appian para la transformación digital de Santander Operaciones, no para proyectos concretos. Lo estamos usando para que toda el área de operaciones trabaje en una plataforma BPM única, a fin de tener información centralizada. Hasta el momento, se han estado utilizando distintas soluciones, pero todas desacopladas. Esto provoca que, para conseguir una información determinada, había que visitar varios lugares o aplicaciones.

La transformación que estamos realizando es que todos pasen a trabajar dentro de Appian, y así es posible ver qué volúmenes se están procesando, en qué tiempos se está haciendo o con qué productividad. Ahora todo eso se puede controlar desde un solo lugar.

¿Qué beneficios inmediatos habéis encontrado?

El hecho de que Appian sea una plataforma de Low-code nos ha proporcionado, sobre todo, velocidad en el desarrollo. Mucha más de lo que nos permitía el desarrollo tradicional que teníamos antes en la casa. Además, nos ha permitido tenerlo todo centralizado. Para nosotros es muy importante no tener que acudir a numerosos sistemas para hacerse una idea del estado.

En este momento tenemos ya más de 60 dashboards que nos dan informes de todo tipo: productividad, volúmenes, si hay atasco en alguna operativa, etc. Toda esta información nos permite saber dónde están los problemas, dónde hay que reforzar, dónde se puede eficientar, etc.

Hay que tener en cuenta que la primera versión del framework la tuvimos lista en solo cuatro semanas. Por supuesto no tenía mucho que ver con la versión actual, pero como trabajamos en Agile, cada dos semanas entregamos nuevas funcionalidades y, a lo largo de los meses que llevamos ya, es mucho más completa cubriendo los requisitos del negocio.

¿Cómo se afronta este tipo de cambios?

Está claro que las nuevas tecnologías requieren de una nueva infraestructura y de una curva de aprendizaje, etc. Eso, desde luego, es un reto. Lo bueno que tiene una herramienta como Appian es que dispone de muchos conectores. Es decir, aunque haya que añadir una capa intermedia para conectarse con las aplicaciones específicas, al final no deja de ser una integración más.

Lo que es evidente es que los usuarios están muy satisfechos con la aplicación que les hemos entregado. Entre otras cosas, porque han participado en ella a través del equipo de transformación. La nueva operativa ya no tiene que crearla TI, sino que la puede generar el propio usuario a través de sus consolas.

Appian ha permitido evolucionar en pequeños pasos, pero de forma constante.

Además, como funcionamos en modelo Agile, cuando recibimos un input o una petición de los usuarios, se evalúa, se añade en el backlog y en las próximas versiones se integra. Al trabajar con ciclos de dos semanas, la integración puede ser muy rápida. Eso permite una evolución en pequeños pasos, pero rápida y de forma constante.

¿Es complicado retocar lo ya desplegado?

No. Una de las particularidades de Appian es que es muy modular, por lo que, en muchos de los casos, es cuestión de construir un nuevo módulo, sustituir el que hay actualmente, y ya está.

Ahora estamos añadiendo funcionalidades de inteligencia artificial a un módulo específico.

Ahora, por ejemplo, estamos añadiendo funcionalidades de inteligencia artificial a un módulo específico. Cuando esté terminado, sustituiremos el que hay actualmente por este, y esa operación será totalmente transparente para el usuario, sólo que ahora tendrá unas nuevas funcionalidades y ayudas.

¿Hay que hacer muchos cambios a nivel tecnológico?

No. Principalmente porque Appian es bastante flexible. Lo que hemos hecho es evolucionar las funcionalidades que trae de serie, para adaptarlas a nuestras necesidades. Con eso, y algo de configuración, no ha hecho falta mucho más para integrar esta plataforma de Low-code en nuestros sistemas.